jueves, 29 de noviembre de 2012

INNOVAR EL CAMINO HACIA EL CAMBIO Y EL ÉXITO

Algunas de las empresas que más éxito tienen en la actualidad como Google, Microsoft, Zara, etc. tienen algo en común se atrevieron a innovar y a romper con lo establecido y muchos las hemos visto nacer. Algunos desarrollaron productos, otros servicios, otros nuevos canales de distribución, pero a pesar de los enemigos de Maquiavelo su éxito esta ahí.

En el actual entorno, la innovación ya no parece ser una opción, para sobrevivir a muchas empresas ya no les es suficiente con adaptarse al entorno, tienen que crear su futuro reinventándose a si mismas. Aunque quizás haya quien prefiera no hacer nada y esperar a que escampe.

La ventaja competitiva en el actual entorno, no es una opción, no es una búsqueda quimérica que debamos buscar cuando el arco iris nos ilumine, debe ser una búsqueda constante y debe de analizarse y revisarse periódicamente ¿sigue siendo una ventaja competitiva la que tenia el año pasado o la del abuelo fundador del negocio?.

La competencia actualmente es atroz, y lo será mucho más en los próximos años, los cambios en el mercado de trabajo sitúan a millones de personas como potenciales emprendedores y una gran parte de ellos ya están pensando en como derribar barreras de entrada y buscar nuevas ventajas competitivas.

Y es que no se pueden aprovechar las oportunidades del futuro con formulas del pasado, hay que reinventarse y si la muerte del negocio llega, que nos coja caminando, pensando en nuevas formulas.

“En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento.”

Albert Einstein

Podemos fracasar hoy, pero a veces un fracaso es el principio de un nuevo camino para un gran éxito, caminemos pues y si no hay camino hagámoslo al andar.

En cualquier caso, debemos reestructurar nuestros cerebros, hacernos flexibles como el junco, ya que “ante un vendaval es más útil ser flexible como un junco que fuerte como un roble”, y los tiempos que vivimos no son de vendaval, sino más bien de huracán. Debemos estar abiertos a los cambios, pero tenemos que tener claro sobre que variables podemos actuar y sobre cuales no. Hay que ampliar nuestro circulo de influencia, trabajar sobre nuestras capacidades y sobre lo que esta a nuestro alcance y no sufrir y reponerse sobre lo que escapa a nuestro control.



Enfrentémonos con valor a los enemigos de Maquiavelo y busquemos la innovación, o perezcamos junto a los que pretenden mantener un orden que se desmorona por la fuerza huracanada del entorno voraz en el que nos toca desenvolvernos.



"No se puede tener asunto más delicado, ni más peligroso para conducir, ni nada con más dudoso en su éxito que ser el responsable (el Líder) en la introducción de cambios. El que cambia el orden (innova) tendrá como enemigos a todos aquellos que están bien en el viejo orden, y sólo tendrá cómo seguidores que le den soporte aquellos que podrían estar mejor en la nueva situación."

Maquiavelo, El principe

1 comentario:

Raúl González dijo...

Tienes razón en todo lo que expresas, no hay peor gestión que la que no se hace. Romper con los hábitos y costumbres suele ser difícil y sobre todo porque el futuro y/o resultado es incierto; lo que no nos paramos a pensar es que en cualquier caso "siempre" es incierto... aunque no hagas nada, así que al menos, por medio del cambio, intentamos ser nosotros mismos los conductores y marcamos nuestro propio camino.